Ted Mosby no existe

Me encanutaron el paraguas.
Claro que no, que en realidad lo perdí. Yo. Por boluda. Por no mirar antes de irme del bar.
El peor robo que te pueden hacer es el de lo que perdiste, no de lo que te sacaron.
La peor pérdida es saber dónde fue.
Ir al otro día, buscarlo y que la cajera, la misma de la noche, y el mozo, el mismo de la noche, digan: no, no lo vi, se lo debe haber llevado un cliente.
En esta ciudad te descuidás y te encanutan el paraguas en un día de sol.
O en noche de estrellas. Ritmo de cumbia.
Porteños. No tienen estrellas. No tienen idea, de noche, si está nublado o no.
Te legalizan el encanutamiento de paraguas en todos los estados de tiempo.
Todos los paraguas que tuve en ésta ciudad me los dejé robar. Todos preciosos. Todos bien elegidos.
Todas mis inmunidades al mal tiempo se me fueron a velocidad ciudad.
Vivan los descartables.
Entonces. Y desde ahora.
Viva lo que funciona poco, pero perfecto.
Qué es eso de tener ganas de que llueva.
Qué es que en la ciudad te rindan las cosas lindas.

Advertisements

4 thoughts on “Ted Mosby no existe

  1. Esto fue tema de conversación en una oficina “X” de algún lugar del mundo, luego de que empezara a llover y me diera cuenta de que una vez más perdí un paraguas, uno de los tres que tenía, pero en verdad nunca están conmigo. La solución propuesta fue pilotines descartables por doquier, en el escritorio, la guantera, la cocina y en la casa de tu hermana.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s