Justin y Britney

Cuando era chica, una vez, me acuerdo, en mi cumpleaños, pedí ser Britney.
O porque amaba a Britney o porque amaba a Justin. Cómo saber.
Y el Dios de los cumpleaños, no me hizo nunca más parecida a mi Britney de la infancia, pero la hizo a Britney menos parecida a mi Britney de la infancia.
El año pasado Justin juntó a los Nsync. 
Justin cantando con JC me resonó la misma parte del pecho que Pusineri jugando con Milito en su despedida.
Estoy mal hecha.
Quique Gonzalez es un gallego que, por qué lo empecé a escuchar: who knows; pero, por qué me gusta: hay un estribillo suyo que llora “ey, no hay mucho que hacer, aparte de estar despiertos en la cama. Ey, no hay mucho que hacer, ya pueden caer las torres de Manhattan”. 
Banco todo canto a la esperanza desde la comodidad. 
Los cómodos tenemos las esperanzas bien grandes.
Quique también tiene, y hasta aquí llega mi amor, un tema que se llama Justin y Britney donde Justin es “el idiota de Justin”.
Quique, vos no entendés nada. Llorame un river. 
Mi vida amorosa, estoy convencida, sería totalmente otra cosa si Justin y Britney no se hubieran separado.
Boludeces de domingo, igual, todo. Afuera llueve. Y acá no hay mucho que hacer, aparte de estar.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s