Los crímenes de Oxford

Me compré un Jean Oxford.
No usaba jean Oxford desde que tenía doce años, cuando creía que podía, que era alta.
Hubo un tiempo en que fui hermosa, en que creí que era alta. Que sabía bailar, que sabía escribir. Que podía.
Llueve, pero no lindo.
Llueve húmedo, que no es llover mojado.
George Clooney se casó y todas las mujeres del mundo ya podemos declararnos libres para esperar menos. Ese tipo de día es.
Soy menos alta que ayer.
Soy 24 en años y 25 en talle de jean.
Soy un penal errado del Tanque Denis a Buffon.
Soy una esperanza sin terminar. Soy la Sagrada Familia de Gaudi.
Soy muy poco alta como para casarme. Como Greta Gerwig pero al revés.
Soy muy enana como para ser buena. Tengo el corazón muy cerca del culo.

A mi amiga enfermera le está queriendo romper el corazón un marino.
Estoy en el Siglo XIX.
Todavía se puede todo.

Todavía puedo bailar, escribir, ser más alta. Todavía puedo matar a alguien con un jean. Tengo lugar, para dos manos, en el corto espacio entre el corazón y el culo. No la vas a terminar nunca, le decían. Y qué, mi cliente no tiene prisa, les contestaba Gaudi.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s