Qué

Nunca te enteraste pero un día que llovía y ni te movías de la almohada me fui.
Te dejé.
Con el paraguas amarillo, porque todavía no lo había perdido.

Caminé hasta la Plaza Mafalda, que es adonde voy cuando creo que voy a explotar. Siempre termino ahí, porque es lo más cerca de mi casa.

– Y es que yo aprendí a leer con Mafalda. Y es que Mafalda es mi casa. –

– Quino no podría imaginar lo que significó en mi vida que hubiera elegido escribir con imprenta mayúscula. –

Había una parejita. El chico con camiseta de Boca. En ningún momento dejaron de besarse. Toda la media hora que estuve ahí, ellos en esa pausa. La más perfecta. Todo antes y después del beso es drama.

No sabía, cuando me mudé, que este barrio iba a ser tan mío. Que me iba a sentir tan querida. Que todo lo que necesitaba era una cafetería que me despierte y una cervecería que me hiciera dormir.

El barrio es como el beso entre la ciudad y el pueblo. La pausa más perfecta.

Qué se sentirá ser vos, hoy, quisiera saber, pasando por mi barrio sin la llave de mi casa en el bolsillo.
Cruzando mi calle.
Mirando a mi portero a los ojos.

Advertisements

One thought on “Qué

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s